Menu
Banner Header

El mercado laboral podría demorar hasta un año en volver al nivel prepandemia

El mercado laboral podría demorar hasta un año en volver al nivel prepandemia

La pandemia tiene ya un profundo impacto en el mercado laboral, y no solo por los trabajadores y empresas que dejará en el camino o debido a la incertidumbre que envuelve a quienes transitan la crisis. La situación sanitaria cambiará hábitos, generará nuevas demandas y consolidará procesos que antes avanzaban dando tiempo a una asimilación social progresiva que ya no existe.

La profundización del proceso de digitalización en el ámbito laboral es un hecho y las empresas privadas lo saben. Por eso, muchas de ellas se preparan para, en la pospandemia, comenzar a ofrecer posibilidades de trabajos parcialmente remotos, pese a las dudas que plantean las legislaciones, u horarios flexibles para evitar la aglomeración en el transporte público. También creen que habrá demandas de nuevos trabajos vinculados con cambios de hábitos en los consumidores, algo que agrandará la brecha existente entre algunos perfiles, la demanda insatisfecha de las empresas y el crecimiento del desempleo. El mundo del trabajo es empujado, como consecuencia del coronavirus, a una "reconversión".

Una encuesta de ManpowerGroup realizada entre el 15 y el 28 de julio para relevar las expectativas de contratación entre 500 empresas privadas, un estudio que la consultora especializada realiza desde hace 13 años, sumó por primera vez nuevas preguntas. Los interrogantes, contaron, estuvieron vinculados al mundo del trabajo y cómo será afectado por la pandemia en el país.

El primer resultado asusta. Para un 39% de los empleadores consultados, los niveles de contratación previos a la pandemia recién volverán a verse dentro de los próximos 12 meses. Según dijo a LA NACION Luis Guastini, director general de ManpowerGroup Argentina, los matices están divididos en tercios dentro de ese grupo. "Hay una tercera parte muy pesimista, que habla de entre diez y doce meses; otro tercio, optimista, que ve esa vuelta en un trimestre, y los últimos, que hablan de entre cuatro y nueve meses para el retorno a niveles prepandemia", contó. Claro que esos niveles del mercado laboral argentino no eran positivos antes del virus: venían de atravesar dos años de recesión e inflación.

En la misma respuesta a la pregunta por la vuelta a los niveles prepandemia, un 33% de los consultados respondieron que no sabían cuándo se iba a regresar a esa línea de largada. Un 26% de los consultados afirmaron que se iba a tardar más de un año en llegar y un 2%, que nunca se retornaría a esos niveles de expectativas de contratación.

La encuesta tradicional de la consultora estimó para el cuarto trimestre del año una expectativa neta de empleo (ENE) de -3%. Se trata de una mejora de 5 puntos con relación al trimestre pasado, pero una disminución de la misma cantidad de puntos porcentuales con relación a la comparación frente al mismo período de 2019. Traducido: del total de empleadores argentinos encuestados, un 76% no espera cambios en sus dotaciones de personal; un 11% planea disminuirlas pese a que en el país rige una prohibición de despidos y doble indemnización; un 8% espera aumentarlas, y el 5% restante no sabe si realizará cambios durante el último trimestre de este año.

La encuesta destaca algunos de "los efectos transformadores y duraderos que la pandemia tiene en la fuerza laboral. Ante la pregunta sobre cómo los empleadores esperan que cambie la dinámica de trabajo en sus organizaciones, por ejemplo, un 44% planea ofrecer teletrabajo, el 77% incorporará alguna tarea remota y un 34% planea ofrecer trabajo 100% a distancia. Un 80% ofrecerá horarios flexibles de ingreso y egreso al lugar de trabajo cuando la pandemia empiece a aflojar.

"Muchas prácticas que nacieron como consecuencia del aislamiento, por ejemplo, las medidas preventivas de salud, es probable que terminen incorporadas dentro de la vida cotidiana del mercado laboral", afirmó Guastini, que dijo que muchas firmas privadas tendrán trabajos parcialmente remotos, aunque esto dependerá de la naturaleza de los empleos. Además, estimó que los horarios flexibles serán una necesidad de la vuelta a la utilización del transporte público en un primer momento pero terminarán de consolidarse como beneficio.

"Los empleadores esperan ofrecer más oportunidades para que sus colaboradores aprendan y desarrollen nuevas habilidades (49%) junto con más beneficios de salud y bienestar (74%) "a medida que cambian las demandas de los trabajadores y muchos esperan aprovechar un modelo de trabajo híbrido".