Menu
Instagram Facebook Linkedin Twitter

El cepo a la exportación de carne y el acceso al crédito, las claves de la reunión entre el Gobierno y el campo

El cepo a la exportación de carne y el acceso al crédito, las claves de la reunión entre el Gobierno y el campo

Crece la expectativa por la reunión de hoy a las 18 entre el nuevo ministro de Agricultura, Julián Domínguez, con los dirigentes de la Mesa de Enlace. El principal eje de la misma será resolver el conflicto que se ha generado a partir de la decisión del Gobierno de Alberto Fernández de restringir las exportaciones de carne vacuna.

La medida, según señalaron desde el campo en más de una oportunidad, ha provocado enormes perjuicios a los diferentes eslabones de la cadena de ganados y carnes.

Mientras desde el ámbito oficial trabajan para destrabar la problemática y recomponer el diálogo con los representantes de los productores, la administración nacional ha recibido también en los últimos días un fuerte reclamo del sector privado y gobernadores del peronismo para que se elimine el cepo. Dirigentes del campo reconocen que existe una muy buena predisposición del titular de la cartera agropecuaria por intentar resolver el conflicto, pero por otro lado se manejan con cautela sobre el poder decisión que tenga o no el flamante funcionario.

Actualmente y hasta el 31 de octubre próximo rige un sistema de cuotificación de exportaciones, mediante el cual la Argentina comercializa al mundo el 50% del promedio de lo exportado en el segundo semestre del 2020, y a lo que se suman las cuotas arancelarias que fueron al país, como la Cuota Hilton y Cuota 481, con destino a la Unión Europea, las 20.000 toneladas anuales a Estados Unidos y las 3.500 toneladas mensuales de carne kosher a Israel. Además, hasta fin de año estará prohibida la exportación de media res, cuartos con huesos y los siguientes cortes populares: asado, falda, matambre, tapa de asado, cuadrada, paleta y vacío.

Frente a este panorama, la Mesa de Enlace lanzó semanas atrás un Plan de lucha, que según los dirigentes sigue en marcha, ya que consideran que hay que mantener vigente el reclamo de que se liberen las exportaciones de carne. Por el momento no se contempla la posibilidad de realizar un cese de comercialización, y sí avanzar con otras medidas como una campaña de concientización a la población sobre los efectos adversos de la medida y continuar con el dialogo con los mandatarios provinciales, como sucedió la semana pasada con el gobernador de Córdoba, Juan Schiaretti.

En relación a los gobernadores, durante la semana pasada se escuchó el reclamo de aquellos mandatarios que sufrieron una dura derrota en las últimas elecciones primarias, y que iniciaron gestiones ante el Gobierno de Alberto Fernández para que revea la medida que restringe la comercialización de carne al mundo. Especialmente llegó el mensaje de Gustavo Bordet (Entre Ríos) y Sergio Ziliotto (La Pampa), quienes participarían esta tarde de los anuncios que realizará Domínguez.

De cara al encuentro de esta tarde y si bien desde la cartera agropecuaria no han dejado trascender los aspectos más salientes de los anuncios oficiales, ayer el presidente de la Sociedad Rural Argentina, Nicolás Pino, dijo que el Gobierno no hará lugar al pedido del campo de liberar las exportaciones de carne vacuna, y habrá medidas para mitigar el efecto. En ese sentido, según pudo saber este medio a través de diferentes fuentes consultadas, se flexibilizarán los envíos al exterior de ciertas categorías productivas que no tienen impacto en el mercado interno, como es el caso de la carne de vaca conserva y manufactura, que son animales que terminan su ciclo reproductivo y cuya carne no se consume en el plano local y es muy demandada por Rusia y China. Y por otro lado el Gobierno mantendría vigente la prohibición hasta fin de año para exportar los cortes populares, anteriormente mencionados.

Además, Julián Domínguez contemplaría la situación de productores de trigo y soja, que por una Resolución del Banco Central no podían acceder a líneas de financiamiento aquellos que contaban con más de 5% de su producción almacenada. La medida quedaría sin efecto y de esa manera habría una respuesta al pedido que habían presentado tiempo atrás los dirigentes de la Mesa de Enlace.