Menu
Banner Header

Inflación de costos: los precios no bajan pese a la caída de las ventas

Inflación de costos: los precios no bajan pese a la caída de las ventas

Muchos empresarios priorizan trasladar los mayores costos a los precios para no descapitalizarse. Lo hacen aunque se les derrumben ventas.

Aunque el precio del dólar suba o baje y la demanda se mantenga deprimida, los consumidores siguen constatando -diariamente- que los precios de los bienes y servicios siguen en constante aumento. ¿Por qué ocurre esto? Según los analistas, todo radica en que hoy, lo que domina es una "inflación de costos".

"Las empresas están subiendo los precios sin mirar al Banco Central", asegura Marina Dal Poggetto, economista de la consultora Eco Go. "Lo que están haciendo es mirando, básicamente, la dinamica de los costos y su proyección".

"A pesar de que las ventas les caen, las empresas priorizan subir los precios para no descapitalizarse, en un esquema perverso. Es decir, aplican las subas con la expectativa de que el salario suba más que la inflación. A su vez, como los salarios son parte de los costos, vuelven a subir los precios". Todo esto trae como consecuencia que las ventas están cayendo muy fuertemente porque las familias están tratando de maximizar su presupuesto, están cambiando la estructura de consumo. Ahora la gente consume menos cantidad de lo que más sube", explica.

Su colega, Martin Vauthier, agrega que en este mecanismo, lo que no funciona es la "credibilidad". Por eso, las empresas tienen tres opciones, dice: "o absorber el aumento de los costos, resignando márgenes de ganancia, o pelearle a sus proveedores el aumento de sus costos o trasladar el aumento de precios a sus clientes", señala.

En este sentido, una fuente de la Unión Industrial Argentina (UIA), consultada sobre el tema, reconoció que, en este contexto, "ninguna empresa trabaja a pérdida. Ante la merma de la demanda, las firmas optan por ajustar su nivel de producción", señaló.

En una situación extrema, cuando la demanda cae, las pymes cierrran y las grandes empresas que tienen más espaldas, acumulan una capacidad ociosa, a la espera de que la actividad se recupere. Según esta fuente de la entidad fabril, los tres drivers de la inflación de los costos empresarios son: los salarios, (independientemente de que el salario suba como la inflación o no); el tipo de cambio, que fija los precios de los productos que se exportan e importan. Y el tercero, el aumento de las tarifas: la energía y el transporte, básicamente, que pegan directamente en los costos de las empresas. "También la tasa de interés tan alta, presiona los costos de las empresas que lo deben trasladar a los precios de sus productos", consignó la misma fuente.

Para el economista Roberto Dvoskin, la presión inflacionaria que hoy se instaló en todos los comercios, especialmente en aquellos de alimentos, se enmarca en la teoría de la puja distributiva, advierte. "Hasta que el Estado no defina una curva descente de precios, salarios y tarifas , no habrá forma de contener la inflacion", aseguró enfático.

Según su visión, "hoy, el que está generando inflación es el Estado, porque aumenta tarifas que tienen en efecto multiplicador en las empresas y los consumidores", aseguró el experto.

Desde una de las principales industrias alimenticias comentaron, off the record, que la politica de precios siempre está en línea con el tipo de cambio: "la idea es que los precios acompañen la evolución del dolar y no se atrase", comentaron.

Según la fuente de la UIA; la clave para sostener la producción es la "previsibilidad". Esto es que el tipo de cambio no tenga saltos y acompañe la producción, que la paritaria también esté acorde y que las tarifas tengan ciertas reglas. Es decir, "es indispensable contar con una previsibilidad macro", resumió.

 

Consejo

Caja

Noticias

Herramientas

Biblioteca Virtual