Menu
Banner Header

Vuelven los autos de menos de u$s10.000 (ventas paralizadas)

Vuelven los autos de menos de u$s10.000 (ventas paralizadas)

Por el salto del dólar, fábricas y concesionarias suspendieron ayer las operaciones. La devaluación de ayer hizo que otra vez haya modelos en el mercado por debajo de esa cifra. Durará pocos días, hasta que las empresas empiecen a aumentar los precios. El piso de suba será 10%.

La Argentina es tan cambiante que todo se repite: una vez, en un sentido, y, otra, en el contrario. En octubre del 2018, en Ámbito Financiero se publicó que, por la devaluación de septiembre, se registraba un hecho poco usual: siete modelos de autos tenían un precio por debajo de los u$s10.000. Poco después, en febrero pasado, con la recuperación de los precios en pesos y la circunstancial calma cambiaria, se publicó lo contrario bajo el título “Sueño efímero: ya no quedan modelos de autos de menos de u$s10.000”. Ahora, hay un nuevo giro.

Por el salto del dólar de ayer, como consecuencia del sorpresivo resultado de las PASO, otra vez hay en el mercado autos por debajo de ese precio. Por ejemplo, el Nissan March –uno de los modelos más accesibles- cuesta ahora u$s8.099, en base al cierre de la cotización de ayer. El viernes pasado, el mismo modelo valía u$s10.030. No sólo eso. Con el valor actual, la Argentina es el país que más barato se puede conseguir este modelo o su equivalente en otros mercados. En Chile, vale un poco más, pero se trata del mercado más abierto y competitivo de la región. Después, la comparación con otros mercados de Sudamérica, Europa o Sudáfrica, la diferencia es notable. Claro está que, esta particularidad puede modificarse en pocos días, cuando las empresas ajusten sus listas de precios, o si se sigue devaluando la moneda local.

El fuerte salto del dólar, provocó ayer la parálisis de las operaciones por falta de precios. Ayer por la mañana, algunas fábricas decidieron frenar la facturación por la incertidumbre cambiaria. La primera en hacerlo fue Fiat pero con el correr de las horas se sumaron Volkswagen, Ford, Nissan, Honda, entre otras. En algunos casos, con comunicaciones oficiales; en otros, internamente. Casos como Toyota o Chevrolet siguieron operando pero cada concesionaria tenía libertad de acción para decidir su estrategia. Importadores también sacaron sus precios de los sitios de internet.

Durante la mañana, algunos dealers reconocieron que había clientes interesados en comprar para aprovechar la diferencia de los precios en dólares que se produjo en un fin de semana. “La gente que estaba con intenciones de adquirir un vehículo y tiene dólares ahorrado, quería cerrar la operación de inmediato cuando la cotización superaba los $60” reconoció el dueño de una concesionaria. Por eso, ayer se vivieron todo tipo de situaciones, dependiendo las necesidades de cada vendedor.

Por la tarde, el mercado quedó prácticamente paralizado y hoy será otro día de expectativa. Hasta que no se despeje la incertidumbre cambiara, no habrá listas nuevas por lo que las operaciones permanecerán congeladas, salvo alguna excepción.

En un local, señalaron que desde la terminal anticiparon que habrá un aumento de precio provisorio de 10% en la lista para comenzar a vender y esperar la evolución de la crisis cambiaria. Es decir, que el ajuste podría ser mayor en caso de no frenarse el dólar.

Lo que está claro es que la nueva devaluación golpeará el nivel de ventas que ya estaba afectado por la recesión, aunque tuvo una leve mejora con el plan de descuentos que había lanzado el Gobierno. Lo que pase con el dólar es clave ya que más de 70% de los 0 km son importados.

 

Consejo

Caja

Noticias

Herramientas

Biblioteca Virtual