Menu
Banner Header

Morón

La Generación Argentina del "Destino Manifiesto"

A fines del siglo XIX y primeros años del Siglo XX existió en la Argentina una dirigencia política con una línea de pensamiento o por lo menos una actitud, que puede asemejarse o que haya sentido la influencia de la generación activista, aparecida en el mismo período en los Estados Unidos, enarbolando un "Destino Manifiesto", con sentido misional para su nación. La política exterior de la Argentina emprendida por la Generación del Ochenta, estuvo dirigida principalmente hacia Europa, dando la espalda a Sudamérica, manteniendo una posición a la vez cautelosa y arrogante ante los intentos de penetración norteamericana; política centrada en la solución pacífica de las diferencias de límites. Estanislao Zeballos, uno de los mas destacados referentes de la política exterior de esa gran generación sostuvo que: "Nosotros pertenecemos a la zona del concierto europeo". Era una forma de respaldar la creciente superioridad argentina en el contexto americano. Una política alejada de ambigüedades y veletismos que dejan fuera del mundo a cualquier país. En esa dirigencia primó la idea de selección entre los pueblos, delineándose una nueva actitud: el abandono de la tradicional política sentimental, por una política positiva, que tenga mas en cuenta los intereses del país que sus sentimientos. Esta línea de política exterior coherente, sintetizada en una fuerte presencia de Argentina en el mundo, con dignidad y honestidad frente a sus obligaciones, fue sustentada junto con el citado Zeballos, por destacados dirigentes como Victorino de la Plaza, Roque Sáenz Peña, Bernardo de Irigoyen y Carlos Pellegrini entre otros, quienes abrieron el camino hacia la concreción de la Patria Grande, aquella que a principios del siglo XX se ubicaba junto a las primeras potencias del mundo, por el nivel de su cultura y su riqueza por habitante. Cien años después la pregunta es: ¿Que nos ha sucedido a los argentinos?.-

Prof. Raúl Omar Chizzolini